Derecho laboral: qué tener en cuenta al firmar un contrato laboral

Derecho laboral: qué tener en cuenta al firmar un contrato laboral

En concreto, el concepto de contrato de trabajo en derecho laboral hace referencia a un tratado establecido por entre dos partes (empleado y empleador) en el cual ambas voluntades se comprometen a cumplir con diversas obligaciones. Es decir que el trabajador presta sus servicios para un empleador a cambio de una determinada remuneración. Si te encontrás en Uruguay y estás por firmar un nuevo contrato, en este artículo te vamos a contar todos los factores que tenés que tener en cuenta según el derecho laboral para que firmes un acuerdo justo y legal.   

Contratos de trabajo 

Como primera medida, es importante resaltar que en Uruguay el contrato de trabajo escrito no es obligatorio. La existencia de una relación laboral implica una prestación personal, retribuida económicamente y que estará bajo subordinación o dependencia, a disposición de un tercero que ordena, vigila y dirige la actividad, cuando se cumple con estas características regirá el derecho laboral.  

Relaciones de trabajo 

La relación de trabajo puede ser de dos tipos: 
  1. De duración indefinida: en el caso de que no establezca la duración de forma expresa. 
  2. De duración temporal: tareas zafrales, suplencias o trabajos específicos pueden realizarse con este tipo de contratos, que deben realizarse por escrito y se establecerá en ellos un plazo. 
En ambos tipos de relación, los trabajadores pueden ser contratados de forma mensual, como jornaleros o a destajo. Vencido el plazo de un contrato de duración determinada si sigue prestando servicios, la relación podría convertirse en una relación permanente, es decir en una contratación indeterminada.   

Tipos de contrato y reglamentaciones 

Existen 3 contratos a prueba legislados en Uruguay: 
  1. Contrato de un mes, establecido en la ley de empleo juvenil (Ley Nº 19.133).
  2. Contrato de construcción, sector que tiene régimen especial.
  3. Servicio doméstico.
  En cualquiera de los casos, la jornada laboral se encuentra regulada por 2 normas, el Artículo 35 del Decreto Reglamentario y por el Artículo 1 del Decreto-Ley 14.320, los cuales estipulan lo siguiente: 
  • “La jornada de trabajo del personal o personas ocupadas por cuenta ajena… …aunque se trate de establecimientos que no persigan finalidades de lucro, no podrán exceder de 8 horas por día…”
  • “El personal de los establecimientos comerciales de cualquier naturaleza, realizará un trabajo efectivo máximo de cuarenta y cuatro horas semanales de labor con treinta y seis horas consecutivas de descanso, salvo las excepciones previstas en la presente ley.”
  Por consiguiente, las normas consagran un doble límite a la jornada laboral para los empleados de Comercio, uno semanal (44 horas) y uno diario (8 horas). Y, el descanso será de 36 horas consecutivas.
Tambien puede interesarte
Dejanos tu comentario

Your email address will not be published.Required fields are marked *